El 2013 fue español

El mundo del motociclismo difícilmente olvidará este año 2013. Cada vez que se hable de este año se dirá que fue el del total y absoluto dominio de los pilotos españoles que han batido récord tras récord haciendo del Mundial algo parecido a un campeonato de España. Entre los logros que se han batido destacan el de victorias de pilotos de un mismo país, podios conseguidos y piloto más joven en ganar el Campeonato de MotoGP conseguido por Marc Márquez.

campeones

En Moto3 el dominio de los nuestros fue abrumador. Luis Salom, Alex Rins y el campeón, Maverick Viñales, controlaron el campeonato más divertido de principio a fin. Un título que logró Viñales en la última curva, lo que refleja la igualdad entre los tres pilotos a lo largo del año. Destacar también la emergente figura de Alex Márquez, hermano del campeón de MotoGP, y uno de los llamados a ser favoritos para seguir con el dominio español en el próximo año.

Quizás la categoría más igualada ha sido Moto2. Pol Espargaró partía como favorito, pero un mal comienzo y la regularidad del británico Scott Redding hacían que la diferencia pareciese insalvable. Sin embargo, Pol se puso las pilas y empezó a recortar hasta que Redding sufría una fuerte caída. En ese momento, Pol se supo campeón. La calidad del piloto español se vio unida a la desgracia del británico. Buen papel también de Nico Terol que terminó ganando en casa. A Pol le veremos el próximo año en MotoGP.

Y en la categoría reina control absoluto. Pedrosa y Lorenzo eran los grandes favoritos en un año que debía ser de transición para Márquez. El año comenzó como se esperaba. Marc ganó una carrera pero sufrió una caída, le costaba en lluvia, perdía ritmo con el paso de las vueltas…algo lógico en su primer año, sobre todo, en la primera parte de la temporada, hasta que se adaptase a la nueva categoría.

Sin embargo, en Assen todo cambió. Lorenzo caía y tenía que ser operado de la clavícula. Su bravura le hizo volver a correr y conseguir al menos unos puntos. Todo se ponía de cara para que Pedrosa lograra su primer título pero, en la carrera siguiente, era él quien se iba al suelo. También lo hacía Lorenzo al que esta vez nadie le libraba del descanso. Tras esto, Márquez cogió el control y no soltaría el liderato hasta el final, pese al empuje y las ganas de Lorenzo.

Un año que será difícil de olvidar. Y lo mejor de todo: hay base para volver a repetirlo.