¿Quién para a Márquez?

Hubo una época en la que la guerra de la Fórmula 1 y el Motociclismo se basaba en la espectacularidad y la igualdad del deporte de las dos ruedas, frente a los difíciles adelantamientos de la Fórmula 1 y su, habitual, poca igualdad, ya que solo ganaban los mejores coches.

Lo cierto es que, este año, la Fórmula 1 mantiene su tendencia hegemónica. Los Mercedes han sustituido a los Red Bull, pero siguen arrasando. Si bien este año al menos luchan entre sus dos pilotos, el año pasado solo era Vettel.

Sin embargo, los amantes del Motociclismo ya no podrán defender su teoría. Al menos este año. Y es que Marc Márquez continúa haciendo historia. En Assen, el campeón del mundo logró su octava victoria consecutiva. Ocho carreras, ocho victorias. Y esta vez lo hizo con unas condiciones climatológicas adversas. En un circuito en el que tan pronto había sol como granizaba. En una carrera que tuvo que empezar más tarde por dichas condiciones. En definitiva, los elementos intentaron derrotar a la “Armada”, pero esta vez no lo consiguieron.

gp-holanda-assen-marc-marquez-gana-la-octava-carrera-ni-la-lluvia-puede-con-el-201417387_1

A estos elementos hay que unir el empuje de Pedrosa y Dovizioso. De nuevo Márquez vio como las distancias de las que disfrutaba en las primeras carreras ya no son tan grandes. Por un lado, el chaval lo pasará mal viendo como al fin puede ser derrotado, sufrirá más, estará más tenso. Sin embargo, los que hemos visto ya unas cuantas carreras de Márquez, sabemos la verdad: disfruta más que nunca. Lo que al líder del Mundial le gusta es esto, la tensión, la adrenalina, los adelantamientos imposibles, en definitiva, el espectáculo. No es de los que le agrade pilotar en solitario, como si de una ruta dominical en Harley se tratase.

Lo cierto es que tras tres carreras en las que se le ha plantado cara, ni Pedrosa, ni Lorenzo, ni Rossi, ni Dovizioso han podido con Márquez. Ni siquiera los elementos. Se han dado, por tanto, todos los alicientes para que perdiese alguna carrera, sin embargo, no lo ha hecho. Ahora ya solo queda preguntarse ¿quién podrá pararle?