El circo es la guerra

Hace apenas 15 días acababa la temporada de Fórmula 1. Un año sin emociones para el espectador en el que el alemán, Sebastian Vettel, se limitó a pulverizar un registro tras otro. Pero si, como dice el periodista Antonio Lobato, buscan emociones fuertes, prepárense para el año que nos espera.

Como decíamos aquí, tras el GP de Brasil había muchos pilotos que decían adiós a sus escuderías y empezaban a buscar asiento en otras. El cambio más mediático, por nombre y por escudería, es el fichaje de Kimi Raikkonen por Ferrari. El díscolo piloto vuelve a la escudería con la que fue campeón del mundo, y lo hace dando guerra. Ya aseguró que no llegaba para ayudar a Alonso a ser campeón, sino para serlo él. El Mundial, afirmaba, lo gana el mejor no el que se cree mejor.

Pues bien, en una entrevista a Marca el que fuese piloto de la escudería italiana, Mario Andretti, echaba más leña al fuego. Asegura que el fichaje de Kimi es un castigo a la actitud de Alonso y que viene para ganar, no para ayudar. Más tarde matizaba sus palabras diciendo que, pese a estos, la presencia de ambos en el equipo ayudará a que sean más competitivos.

raikkonen y alonso

Otro que se va dando guerra es el colombiano Pastor Maldonado. El agresivo piloto, tras un gran debut, hizo un año decepcionante con Williams que dejó de confiar en él quitándole el asiento. Sus buenas maneras el primer año y su dinero han hecho que Lotus confíe en él como sustituto de Kimi. A su llegada, Maldonado culpaba a Williams de su mal año, asegurando que es difícil competir si no hay coche para ello. No se quedaría sin respuesta. Desde Williams afirmaron que solo había llegado a Lotus por su dinero, no por sus posibilidades.

Algo de razón tienen en Williams cuando se habla de dinero. Y sino que se lo pregunten a Nico Hulkenberg. El alemán vuelve a Force India tras su gran año en Sauber. Considerado uno de los pilotos más talentosos de la parrilla, muchos hablaban de la posibilidad de que llegase a Ferrari o Red Bull, sin embargo, no tiene tantos patrocinadores detrás. Ni siquiera para llegar a Lotus o McLaren. Por ello, Hulkenberg afirma que con un gran coche estaría al nivel de los mejores, pero que sabe que en la Fórmula 1, más que el talento, manda el dinero.

Quedan meses para que empiece, pero la guerra ya ha empezado. La tranquilidad ya ha terminado. Calienten motores que este año habrá una batalla campal.

Vettel, historia viva de la Fórmula 1

El Gran Premio de Austin celebrado este fin de semana no pasará a la historia por su emoción. De principio a fin, Sebastian Vettel dominó la carrera. Nada nuevo bajo el sol. Sin embargo, si lo hará por ser el lugar en el que el coloso alemán volvió a batir un nuevo récord al lograr ocho victorias consecutivas, siendo el primer piloto en lograr esto en la historia.

El tetracampeón dominó el fin de semana desde el primer día hasta el último. Desde la pole, sin nadie que le estorbase, salió como un tiro dispuesto a lograr ese récord. Y nunca corrió peligro. Y todo pese al empuje de Grosjean. El francés, Vettel aparte, está siendo el mejor del final de temporada. Aguantó a tan solo dos segundos durante nueve vueltas, algo que ya se puede considerar un logro.

vettel austin

Ese buen inicio le sirvió al piloto de Lotus quedar en segunda posición. El podio lo completaría Mark Webber, que se subió al cajón en su primer día tranquilo en mucho tiempo. Claro está, dentro de lo tranquilo que puede estar un piloto teniendo a Hamilton detrás. El británico ha dado el salto de calidad que Mercedes esperaba con su fichaje. Seguramente, el año que viene de más guerra en la batalla por el Mundial, aunque acabar el año tercero es todo un éxito.

Pero para triunfo el de Fernando Alonso. El español quedó quinto con un coche que no está a su altura y se garantizaba así el subcampeonato. El deterioro de Ferrari este año cada vez es mayor y la distancia que le separa de Red Bull, Lotus y Mercedes aumenta en cada Gran Premio. En Maranello tendrán que ponerse las pilas el año que viene si quieren seguir contando con Alonso.

Del resto, destacar la carrera de Hulkenberg. El alemán ha terminado bien el año y fue sexto con su Sauber. Tras él, Sergio Pérez. Si Mercedes creció con la llegada de Hamilton, el bajón de Mclaren sin él ha sido enorme. Por eso hay que alabar las últimas carreras del mejicano, muy por encima de su compañero, sobre todo, sabiendo que tiene pie y medio fuera de la histórica escudería.

Acabado Austin, ya solo queda una carrera y solo una cosa por decidir: ¿dónde dejará Vettel su registro?