Ante el viento, precaución

En estas últimas semanas estamos viviendo en España un auténtico temporal con increíbles rachas de viento que está provocando grandes destrozos en determinados puntos del país. Estamos viendo imágenes tan espectaculares como las grandes olas en Galicia que llegan a superar los 10 metros.

Unos vientos que provocan que crezca el riesgo de accidentes en la carretera. Por ello, estos días hay que tener especial precaución al volante, ya que en estas rechas de vientos huracanados cualquier despiste puede sacarnos de la carretera.

Por esto, desde Autopress vamos a ofreceros unos consejos para mejorar la conducción durante estos días y evitar así posibles accidentes.

vientos

Fuente: Autopista.es

Lo primero de todo es no soltar las manos del volante. Parece un consejo para principiantes, pero es la principal causa de accidentes en los días de viento. Durante la conducción son muchas las veces que sujetamos el volante con una mano y utilizamos la otra para, por ejemplo, cambiar la música o hacer un simple gesto a nuestro acompañante. No solo por esto, también para infracciones como coger el teléfono o fumar. Una décima de segundo que puede ser mortal, ya que, al contrario de lo que ocurre cuando llueve, el viento no es algo constante, sino que en cualquier momento surge una ráfaga que puede mandarnos a la cuneta.

Otro de los grandes problemas en estos días es que la gran fuerza con la que se mueve el viento provoca que haya numerosos obstáculos dentro de la carretera. Ante esto, debemos conducir siempre con la máxima atención posible para esquivar esto de forma suave, ya que cualquier movimiento brusco puede provocar un accidente.

También hay que tener en cuenta la velocidad. En estos casos, no debemos llevar muy pisado el acelerador, ya que a mayor velocidad, menor tracción. Especialmente, si el viento sopla de costado. Si estamos subiendo una cuesta, ten en cuenta que lo importante para subir en estos casos es la potencia y no la velocidad.

Por último, revisa el estado de tus neumáticos, con estas condiciones meteorológicas, su conservación es más fundamental si cabe.