La divinidad sobre ruedas

papasa

Son muchas las prestaciones que los compradores demandan a la hora de hacerse con un automóvil nuevo. Los diferentes concesionarios se las apañan como pueden para atribuir a sus productos las mejores cualidades. Así y con todo, pocas veces aparece la oportunidad de hacerse con un coche “divino”. Y lo decimos con todo el sentido que pueda guardar en sí el adjetivo ya que, el pasado viernes 29 salió a subasta un coche tocado por la gracia de Dios, o al menos por su alto representante en la tierra.
Nos referimos al Fiat 500L que utilizó el Papa Francisco en su visita a la ciudad estadounidense de Filadelfia. Desde el primer momento, el utilitario papal llamó la atención por su aparente sencillez y su pequeño tamaño. Características que se vieron acentuadas por la escolta que le acompañaba, compuesta por majestuosos Chevrolet, que provocó la sensación de estar protegiendo a un ‘micropapamóvil‘.
La visita del Papa provocó gran expectación entre el público americano, y un detalle tan simpático como este no pudo pasar desapercibido. Precisamente estos elementos anecdóticos hicieron del vehículo un suculento objeto para los coleccionistas más excéntricos.
Tal fue la cosa que el valor final por el que se adjudicó el coche ascendió a los 75.700 euros, una cifra cuanto menos llamativa teniendo en cuenta que en un concesionario normal podemos hacernos con el mismo modelo por el módico precio de 10.500 euros. Pero, claro, ya estaríamos hablando de un coche normalito cuyos asientos no hayan sido bendecidos por las sagradas posaderas de su santidad el papa Francisco.
Los afortunados que se hicieron con la joya sobre ruedas fue un matrimonio local formado por Michael y Kate Chapman. Cabe decir que el dinero finalmente recaudado se destinará a obras de caridad.
Aunque nos encante la anécdota, es preciso apuntar que el asunto no tiene nada de original. En el pasado ya se subastaron otros papamóviles: fueron los casos del  Ferrari que regalaron a Juan Pablo II y cuyos beneficios se destinó a las víctimas del tsunami de 2004 en el sudeste asiático, y un Volkswagen Golf que perteneció al papa Benedicto XVI.

Los que perdieron la oportunidad de hacerse con el santo coche pueden respirar tranquilos. La Archidiócesis ha anunciado que, posiblemente, se subaste otro Fiat usado por el papa Francisco. Estaremos atentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>