Fiat 500 1.2 vs MINI One 1.6: urbanitas con estilo

Estas vacaciones he tenido la oportunidad de conducir dos de los utilitarios con más estilo que recorren actualmente nuestras ciudades. Las pequeñas criaturas de FIAT y BMW, un fantástico trabajo de revival de dos modelos míticos, resultan ser unos magníficos urbanitas que, no obstante, sorprenden en carretera abierta. Pero empecemos por el principio.

Fiat 500 vs MINI

Impresiones exteriores

¿Qué decir del estupendo trabajo de diseño que ambas marcas han realizado con sus modelos más carismáticos? A simple vista se aprecia el esfuerzo por mantener todo el encanto de los modelos clásicos, pero dotándolos de un barniz de modernidad que les sienta de maravilla. Aunque en un primer vistazo el MINI pueda parecer más grande y con aspecto más deportivo, sus medidas son similares. No obstante, el MINI es algo más largo, ancho y, sobre todo, considerablemente más bajo, lo que le aporta ese plus extra de deportividad. Además de todo esto, el MINI es un verdadero “coupé”, ya que cuenta con puertas sin marco, cosa de la que carece el FIAT.

Ambos modelos llevan unas vistosas llantas y el tubo de escape cromado a la vista, completando un conjunto muy llamativo. Desde luego, quien lleve estos coches no pasará desapercibido.

Fiat500 vs MINI

 Impresiones del interior

En el interior comienzan a notarse algunas diferencias. Ambos puestos de conducción están muy bien construidos, siendo relativamente fácil encontrar una postura óptima ante el volante, pero en este caso el MINI hace valer su mayor precio.

Interior FIAT 500

Las posibilidades de personalización del FIAT500 en cuanto a colores son muy variadas, pero nos encontramos siempre los mismos plásticos duros que, aunque bien acabados, probablemente aguantarán peor el paso de los kilómetros. El interior del 500 es muy vistoso, y desde luego más alegre y juvenil que el de su rival alemán.

MINI One interior

El interior del MINI, por su parte, hace gala de una mayor calidad global, con plásticos blandos al tacto en el salpicadero y en las puertas. Gracias a su sobredimensionado velocímetro presidiendo el panel central, se aleja del hierático estilo alemán para aportar un toque juvenil que alegra el conjunto.

Motor, tacto y conducción

Aunque se trata de dos coches con espíritu urbano, ambos son válidos para escapadas por carretera. El motor del FIAT es un 1.2 de 69cv que sorprende por su sonido al arrancar, un ronroneo muy deportivo propio de un motor más “gordo”. El del MINI, por su parte, es un 1.6 de 75cv con un sonido más eléctrico y menos apreciable al ralentí.

Comparten características como una dirección de respuesta rápida y directa, y una palanca de cambios de recorridos cortos y precisos. No obstante, en el FIAT todo es más “blando” que en su rival alemán, que es más metálico y de tacto más deportivo. Ambos tienen un chasis envidiable que les permite digerir las curvas sin inmutarse, pero en el MINI tienes la sensación de ir en un kart: allí donde apuntes con el volante, el coche responde inmediatamente y a la perfección.

En cuanto a respuesta de motor, el MINI hace valer su mayor cilindrada con una curva de potencia mucho más plena y que, aunque la diferencia con el FIAT es de apenas 6cv, hace parecer que son unos cuantos más a favor del bávaro.

Esta diferencia se nota también en carretera abierta, en la que el MINI logra mejores velocidades de crucero, eso si, a costa de utilizar el cambio con frecuencia si encontramos repechos importantes.

En resumen: dos fantásticos coches de espíritu eminentemente urbano y con dotes para carretera abierta, bien construidos y rematados, y muy divertidos de conducir, sobre todo cuando nos encontramos curvas. El MINI hace valer su mayor precio (la diferencia puede llegar a ser realmente importante) para ofrecer mejores calidades interiores y un motor superior, pero si tu presupuesto no llega para tanto, el FIAT es un utilitario que te proporcionará multitud de alegrías.

Un pensamiento en “Fiat 500 1.2 vs MINI One 1.6: urbanitas con estilo

  1. Gracias por el análisis! Me hubiera gustado haberlo leído antes de comprarme el coche, me hubiera resuelto ciertas dudas. En todo caso, coincido con tus conclusiones y ahora que el Mini empieza a bajar de precio, creo que la relación calidad-precio se decanta por coche de BMW. Lo único que echo en falta es un maletero un poquito más grande, apenas caben dos mini maletas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>