Lucha Bianchi

Caía la lluvía sobre Suzuka cuando a 13 vueltas del final, el piloto alemán de Williams, Adrián Sutil se salía de la pista como consecuencia del aquaplanning. Coche estrellado, grúa para sacarlo y, de repente…llegó la tragedia. En la misma curva que Sutil, el francés de Marussia, Jules Bianchi, perdía el control de su monoplaza y se estrellaba contra la grúa. Las imágenes son impactantes, por lo que, como conocen la historia, no seguiremos ahondando en el accidente por temas éticos.

_66185156_julesbianchi_getty_162973974

A raíz de ahí todo carecía de importancia. Bandera roja, fin de la carrera. Ganó Hamilton con Rosberg segundo, aumentando su ventaja en el campeonato. Vettel completó el podio en el gran premio en el que anunció su despedida. Alonso, a quien presumiblemente sustituirá en Ferrari, ni siquiera compitió por una avería eléctrica. Pero, ¿a quién le importa esto?

Las caras de los pilotos eran un poema. Todos corrieron hacía boxes para preguntar por el francés, uno de los más queridos de la parrilla. Tuiter era un hervidero de mensajes de gente relacionada con la Fórmula 1 dando mensajes de ánimo a Bianchi.

Lo más importante, a día de hoy, es la salud. Y como en todo, podemos ver la botella medio llena o medio vacía. Quienes la ven llena esperan que la estabilidad, dentro de la gravedad del piloto, es sinónimo de que al menos no empeora y que podrá estrenar su palmarés en la Fórmula 1 con el Gran Premio más importante de su carrera, el de salvar su vida. Quienes la ven medio vacía creen que la frase “estable dentro de la gravedad” solo significa que sigue muy mal y que no se ven síntomas de mejora.

Lo cierto es que el accidente de Bianchi dejó a las claras que la Fórmula 1 no solo puede ser dinero. Sutil aseguró que la carrera debía haberse parado mucho antes. Otros aseguran que ni siquiera se debía haber corrido. Lo único que sabemos es que Bianchi ahora lucha por su vida. Por tanto, no es momento de críticas sino de estar todos unidos y rezar porque le piloto de Marussia salga adelante.

Imagen: BBC

Un sueño convertido en pesadilla

A lo largo de toda su carrera, incluso cuando tras su salida de Minardi pasó a ser probador de Renault, el nombre de Fernando Alonso siempre ha estado ligado a Ferrari. Unos rumores que crecieron aún más cuando el asturiano logro con la escudería francesa dos títulos mundiales consecutivos. El segundo de ellos, aguantando las emboscadas del gran Michael Schumacher y ese color rojo que le persiguió hasta el final del campeonato.

alonso

Cuando decidió marcharse, apostó por McLaren. Aseguraba que era un piloto aún muy joven y que la escudería británica era otra de las históricas. Si iba a Ferrari tendría que ser más maduro.

Mala experiencia en McLaren y vuelto a Renault con un coche que, sinceramente, tendría serios problemas para competir contra mi Fiat Punto de 70CV. Vamos, un auténtico desastre.

Otras dos temporadas aciagas y finalmente, el anuncio más esperado: Fernando Alonso fichaba por Ferrari. El sueño de cualquier piloto. Fue en el año 2010, con cerca de 30 años. El asturiano había hecho honor a su palabra. Llegaba a la escudería italiana maduro. Habiendo probado el éxito de dos campeonatos y el infortunio de luchar durante tres años, primero contra su propio equipo que decidió dar galones a un novato Lewis Hamilton cuando Alonso tenía cerca su tercer entorchado, y luego contra un coche del que mejor no seguir hablando.

Tras lograr el subcampeonato el primer año, un año de pruebas, de adaptación, lo que ha venido después ha venido a confirmar que su sueño se ha convertido en una pesadilla. Desde que llegó solo una vez ha podido luchar por el título, el cual perdió porque su Ferrari fue incapaz de pasar a un Renault. Casi nada…Y lo peor ha llegado este año. Su coche está a años luz de Mercedes, lejos de los Williams y los Red Bull y al nivel de McLaren, otro histórico en horas bajas. Solo las genialidades del asturiano y algunos fallos del resto le han permitido subirse al podio en dos ocasiones.

A esto hay que añadir las infinitas discusiones con los jefes de la escudería. No sabemos si en Maranello esperaban más de Alonso, pero, lo que está claro, es que el asturiano esperaba mucho más de la escudería. Y, lo más probable, es que, cansado de promesas de mejoras incumplidas, Alonso abandone Ferrari este año. Así acabará un sueño. O una pesadilla. Habría que preguntarle.

Lorenzo, un genio en la lluvia

Llegaba el GP de Aragón de Motociclismo con la certeza por parte del público de que Márquez volvería a ganar. Y es que Motorland es uno de esos circuitos hechos a medida del campeón de MotoGP y actual líder destacado del Mundial. En quien menos expectativas había puestas es en el bicampeón, Jorge Lorenzo. El piloto de Yamaha llegaba a nuestro país sin ninguna victoria en el bolsillo, completando, sin duda, la peor temporada de su carrera.

lorenzo australia

Pero ya sabemos que este deporte es impredecible. Y, lo más importante, que Lorenzo es un genio. Puede correr con la mejor o la peor moto, pero dudar de su calidad como piloto es insultar al motociclismo. Por eso en Aragón sacó a relucir tanto su calidad como su cabeza. Y, lo más importante, volvimos a ver a ese Lorenzo que arriesga para ganar, quizás un poco ausente en los últimos años, algo que se ha podido apreciar en sus últimos duelos individuales con Márquez.

Pues bien, esa mezcla tan explosiva dio como resultado la primera victoria del mallorquín. Fue un día de perros en Motorland. La lluvia hizo acto de presencia y algunos de los favoritos como el propio Lorenzo y Márquez decidieron salir con lisos a pesar de la pista mojada y la amenaza de que la lluvia podría volver a hacer acto de presencia.

Una lluvia que apareció cuando quedaban solo seis vueltas y todo estaba controlado por Márquez. Y a partir de aquí, caos, desconcierto y a pensar.  Los más listos fueron Lorenzo y Aleix Espargaró, que alcanzó el podio por primera vez subiéndose al segundo puesto del cajón. Más torpes estuvieron en Honda que decidieron que sus pilotos no entrasen. Estos lo pagaron y se fueron al suelo. Ambos pudieron retomar la marcha pero Márquez fue 13º y Pedrosa 14º. Mientras, Lorenzo y Espargaró paseaban su apuesta, pues tuvieron que recortar un segundo por vuelta para alcanzar el podio, junto con Cal Crutchlow, que al menos se irá de su pesadilla en Ducati con un tercer puesto.

El propio Márquez reconoció que pecó de inexperiencia en este tipo de carreras. Pero siempre con una sonrisa. La sonrisa de alguien que se proclamará campeón en Motegi si gana la carrera. Pero bajo esa sonrisa también se escondía el reconocimiento de que los genios como Lorenzo, aunque estén en su peor año, siempre aparecen cuando menos se les espera.

El enemigo en casa

Durante años hemos escuchado como los aficionados hablaban del “circo” de la Fórmula 1. La palabra nada tenía que ver con el espectáculo circense, sino por todo lo que movía alrededor. Pues bien, este año, visto lo visto, sí que nos referimos ha dicho espectáculo circense con esa palabra más que al mundo que rodea la competición.

Si tuviésemos que hablar de la Fórmula 1 este año en términos cinéfilos nos referiríamos a ella como “La casa de los líos”. Y es que este año el enemigo se encuentra en casa. En algunos casos por la lucha directa; en otros, el compañero se ha convertido en lo que, a nivel coloquial, llamaríamos un grano en el culo. Y sino, que pregunten a Vettel.

motorpasionf1

El tetracampeón alemán batió el año pasado todos los récords, pero este se le ha enquistado. El rendimiento de su coche es inferior y los Mercedes le han pasado por la derecha sin necesidad de usar siquiera el DRS. Pero a esto hay que unirle la aparición del australiano Daniel Ricciardo. En su primer año, el que fuese piloto de Toro Rosso es el único que ha podido hacer frente al dominio de los Mercedes y ha logrado ya tres victorias, la última de ellas en Spa. Sin embargo, Vettel aún tiene su casillero en blanco y son ya muchas las voces dentro de la escudería austriaca que hablan de relevo generacional.

Lo positivo es que, hasta ahora, Vettel no ha alzado la voz contra su compañero. No pueden decir lo mismo en Mercedes. La lucha por el Mundial entre sus dos pilotos ha provocado que las aguas sean convulsas. Bueno, convulsas dejaron de estar hace tiempo, ahora, directamente, es una guerra. Rosberg está ante una ocasión única de ganar el Mundial, y Hamilton, tras años de sufrimiento con coches muy lejanos a su calidad como piloto, vuelve a tener un monoplaza acorde a lo que merece. El último capítulo desató la guerra definitiva. El británico asegura que Rosberg reconoció que provocó el incidente que acabó con las opciones de victoria de Hamilton en Spa. Fue a propósito. Lewis ya ha pedido sanción interna, pero en Mercedes aseguran que ellos ponen el coche y que la conducción es cosa de ambos.  De aquí a final de temporada puede pasar cualquier cosa.

Más tranquilas son las cosas en Ferrari. En Bélgica, por primera vez, Kimi batió a Alonso. El finlandés se ha quejado a lo largo del año del rendimiento del coche, pero nunca ha mencionado al español.

Pero las guerras internas no solo se producen en los aspirantes al título. “Checo” Pérez-Hulkenberg o Button-Magnussen son otros de los enfrentamientos habituales entre compañeros. Lo cierto es que, en un circo como este, el enemigo se encuentra en casa.

¿Quién para a Márquez?

Hubo una época en la que la guerra de la Fórmula 1 y el Motociclismo se basaba en la espectacularidad y la igualdad del deporte de las dos ruedas, frente a los difíciles adelantamientos de la Fórmula 1 y su, habitual, poca igualdad, ya que solo ganaban los mejores coches.

Lo cierto es que, este año, la Fórmula 1 mantiene su tendencia hegemónica. Los Mercedes han sustituido a los Red Bull, pero siguen arrasando. Si bien este año al menos luchan entre sus dos pilotos, el año pasado solo era Vettel.

Sin embargo, los amantes del Motociclismo ya no podrán defender su teoría. Al menos este año. Y es que Marc Márquez continúa haciendo historia. En Assen, el campeón del mundo logró su octava victoria consecutiva. Ocho carreras, ocho victorias. Y esta vez lo hizo con unas condiciones climatológicas adversas. En un circuito en el que tan pronto había sol como granizaba. En una carrera que tuvo que empezar más tarde por dichas condiciones. En definitiva, los elementos intentaron derrotar a la “Armada”, pero esta vez no lo consiguieron.

gp-holanda-assen-marc-marquez-gana-la-octava-carrera-ni-la-lluvia-puede-con-el-201417387_1

A estos elementos hay que unir el empuje de Pedrosa y Dovizioso. De nuevo Márquez vio como las distancias de las que disfrutaba en las primeras carreras ya no son tan grandes. Por un lado, el chaval lo pasará mal viendo como al fin puede ser derrotado, sufrirá más, estará más tenso. Sin embargo, los que hemos visto ya unas cuantas carreras de Márquez, sabemos la verdad: disfruta más que nunca. Lo que al líder del Mundial le gusta es esto, la tensión, la adrenalina, los adelantamientos imposibles, en definitiva, el espectáculo. No es de los que le agrade pilotar en solitario, como si de una ruta dominical en Harley se tratase.

Lo cierto es que tras tres carreras en las que se le ha plantado cara, ni Pedrosa, ni Lorenzo, ni Rossi, ni Dovizioso han podido con Márquez. Ni siquiera los elementos. Se han dado, por tanto, todos los alicientes para que perdiese alguna carrera, sin embargo, no lo ha hecho. Ahora ya solo queda preguntarse ¿quién podrá pararle?

Año de tiranías

Empezaba el 2014 con esperanza de que tanto la Fórmula 1 como el Mundial de MotoGP nos hicieran disfrutar con un año de emociones e igualdad. Sin embargo, nos encontramos ante todo lo contrario. Un año de claros dominadores. Por un lado, la escudería Mercedes. Por el otro, Marc Márquez.

En la Fórmula 1, los cambios en la reglamentación pronosticaban el fin de la tiranía de Sebastian Vettel. El alemán batió todos los registros habidos y por haber el pasado año. Sin embargo, lo que está ocurriendo está temporada no era esperado por nadie. Mercedes ha establecido una auténtica tiranía. Lewis Hamilton y Nico Rosberg se reparten poles y victorias. Lo hacen como si decidieran alternarse para jugárselo todo en la última carrera. Para dar emoción dentro de la tiranía establecida por su equipo.

Al menos, en el Gran Premio de Canadá, el australiano Daniel Ricciardo logró acabar con este dominio y conseguir la victoria. Red Bull sigue creciendo, y los pilotos de Mercedes andan picados. Quizás esta es la gran esperanza del resto. Bueno, más bien de Red Bull, porque de Ferrari mejor ni hablar. No se merecen una línea. Quizás alguna genialidad de Alonso sí, porque es difícil hacer tanto con tan poco.

Si Ricciardo abría una puerta a la esperanza en la Fórmula 1, Lorenzo la abrió en Mugello en MotoGP. El bicampeón luchó codo con codo hasta el final con el dominador Márquez. Eso sí, no logró impedir la sexta victoria consecutiva del actual defensor del título. Pese a esto, la reacción del balear tras su mal inicio indica que el Campeonato puede ser otro de ahora en adelante.

Y es que el dominio de Marc hasta ahora ha sido aplastante. El campeón ha machacado a sus rivales consiguiendo las seis victorias y las seis poles. No se le ve conforme a Márquez que tras batir todos los récords se precocidad, ahora va a por el de más carreras ganadas en un Mundial. Parece una utopía, pero al nivel que está, por primera vez en la historia, se habla de la posibilidad de un pleno.

marquez campeonEmpezaba el 2014 con esperanza de que tanto la Fórmula 1 como el Mundial de MotoGP nos hicieran disfrutar con un año de emociones e igualdad. Sin embargo, nos encontramos ante todo lo contrario. Un año de claros dominadores. Por un lado, la escudería Mercedes. Por el otro, Marc Márquez.

En la Fórmula 1, los cambios en la reglamentación pronosticaban el fin de la tiranía de Sebastian Vettel. El alemán batió todos los registros habidos y por haber el pasado año. Sin embargo, lo que está ocurriendo está temporada no era esperado por nadie. Mercedes ha establecido una auténtica tiranía. Lewis Hamilton y Nico Rosberg se reparten poles y victorias. Lo hacen como si decidieran alternarse para jugárselo todo en la última carrera. Para dar emoción dentro de la tiranía establecida por su equipo.

Al menos, en el Gran Premio de Canadá, el australiano Daniel Ricciardo logró acabar con este dominio y conseguir la victoria. Red Bull sigue creciendo, y los pilotos de Mercedes andan picados. Quizás esta es la gran esperanza del resto. Bueno, más bien de Red Bull, porque de Ferrari mejor ni hablar. No se merecen una línea. Quizás alguna genialidad de Alonso sí, porque es difícil hacer tanto con tan poco.

Hay que decir también que todo se ha puesto a su favor, al igual que ocurriese el año pasado. Márquez es un mago, un genio sobre dos ruedas, alguien asombroso. Pero si a esto le unimos la mejor moto, el retraso de Yamaha respecto a Honda y la mala adaptación de Lorenzo a esta nueva moto, el resultado da que Márquez apabulla al resto como si corriesen con una scouter.

Por tanto, un año de tiranía pero con dos esperanzas: Ricciardo y Lorenzo. Ellos han dado con la tecla. Esperemos, por el bien del espectador, que el resto les siga.

Ante el viento, precaución

En estas últimas semanas estamos viviendo en España un auténtico temporal con increíbles rachas de viento que está provocando grandes destrozos en determinados puntos del país. Estamos viendo imágenes tan espectaculares como las grandes olas en Galicia que llegan a superar los 10 metros.

Unos vientos que provocan que crezca el riesgo de accidentes en la carretera. Por ello, estos días hay que tener especial precaución al volante, ya que en estas rechas de vientos huracanados cualquier despiste puede sacarnos de la carretera.

Por esto, desde Autopress vamos a ofreceros unos consejos para mejorar la conducción durante estos días y evitar así posibles accidentes.

vientos

Fuente: Autopista.es

Lo primero de todo es no soltar las manos del volante. Parece un consejo para principiantes, pero es la principal causa de accidentes en los días de viento. Durante la conducción son muchas las veces que sujetamos el volante con una mano y utilizamos la otra para, por ejemplo, cambiar la música o hacer un simple gesto a nuestro acompañante. No solo por esto, también para infracciones como coger el teléfono o fumar. Una décima de segundo que puede ser mortal, ya que, al contrario de lo que ocurre cuando llueve, el viento no es algo constante, sino que en cualquier momento surge una ráfaga que puede mandarnos a la cuneta.

Otro de los grandes problemas en estos días es que la gran fuerza con la que se mueve el viento provoca que haya numerosos obstáculos dentro de la carretera. Ante esto, debemos conducir siempre con la máxima atención posible para esquivar esto de forma suave, ya que cualquier movimiento brusco puede provocar un accidente.

También hay que tener en cuenta la velocidad. En estos casos, no debemos llevar muy pisado el acelerador, ya que a mayor velocidad, menor tracción. Especialmente, si el viento sopla de costado. Si estamos subiendo una cuesta, ten en cuenta que lo importante para subir en estos casos es la potencia y no la velocidad.

Por último, revisa el estado de tus neumáticos, con estas condiciones meteorológicas, su conservación es más fundamental si cabe.

¡Ánimo Michael!

Todavía no habíamos escrito nada sobre el accidente de Michael Schumacher. El respeto y admiración por el mejor piloto de la historia de la Fórmula 1 impedía que las palabras saliesen hasta ver como evolucionaba su Gran Premio más difícil, el de la vida.

Los primeros momentos tras el accidente fueron muy confusos. Tanto es así que muchos medios de comunicación ya tenían preparada una noticia de urgencia en caso de una posible defunción. Pero Michael no es así. El Kaiser lucha y lucha hasta conseguir el objetivo.

accidente schumacher

Fuente: Mundo Deportivo

Y en esta ocasión, el título está más cerca. De momento ya ha conseguido ganar dos carreras. La primera fue, precisamente, en la primera semana, donde logró superar el crítico estado en el que se encontraba. La segunda, la pasada semana, cuando el equipo médico decidió que, poco a poco, irían sacándole del coma, comenzando por reducir la sedación.

Pese a esta buena noticia, el proceso no será fácil. Todo lo contrario. Será complicado y largo, aunque el temor por su vida cada vez es menor, aunque, ni micho menos, ha desaparecido por completo.

Otra de las grandes noticias nos el pasado jueves cuando personal médico afirmó que el siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 parpadeó, lo que da esperanzas a los médicos de poder despertarle lo antes posible.

Pase lo que pase, lo que está claro es que ya no volveremos a ver al “Schumi” de siempre. Un campeón que ha dejado huella allá por donde ha ido, en pilotos, mecánicos y aficionados. Tal es así que las muestras de cariño se multiplican día tras día. Una muestra de ello es las constantes visitas y los mensajes diarios de ánimo que mandan desde las escuderías de Ferrari y Mercedes. Aunque, sin duda, lo más destacable ha sido el gesto de Felipe Massa. El brasileño fue compañero de Schumacher en Ferrari, y en el año de su estreno en Williams ha decidido llevar en el casco el nombre del alemán. Un gesto que muestra lo que ha significado Michael para el ex de Ferrari.

Las primeras cartas sobre la mesa

El Mundial 2013 de Fórmula 1 pasará a la historia como el año en el que Sebastian Vettel pulverizó todos los récords habidos y por haber. Su superioridad fue aplastante, especialmente, en la segunda mitad del campeonato.

Una exhibición que permitió al resto de los equipos comenzar a preparar sus monoplazas para el 2014 con mucha antelación. El objetivo no era otro que acercarse a los Red Bull y poder plantear batalla. Un pensamiento que va más allá en las dos históricas escuderías, McLaren y Ferrari. Los británicos vivieron una aciaga temporada el año pasado, mientras que los italianos fueron salvados por un mágico y milagroso subcampeonato de Fernando Alonso, algo inexplicable dada la baja calidad de su monoplaza.

Ferrari F14t

De momento, y a la espera de conocer los resultados sobre la pista en los primeros entrenos, ya se han presentado los primeros monoplazas. Lo que más ha llamado la atención son los cambios en los morros de los coches. Todos se están intentando ajustar a la nueva reglamentación, pero hay algunos que atraen la mirada del espectador debido a su diseño. Son los casos del nuevo Williams y el nuevo McLaren.

Y como siempre cuando empiezan las presentaciones y la nueva temporada está a punto de encender el semáforo verde, las polémicas también saltan a la palestra. No sabemos si por falta de evolución o por miedo, desde Red Bull llevan tiempo tocando los motores a Ferrari. La escudería de la bebida energética está pidiendo un incremento en el peso mínimo del monoplaza, pero los italianos lo han rechazado. Y si no hay unanimidad, no hay cambios. Eso sí, de momento han conseguido un kilo de ampliación.

Viendo que por aquí el tema no prosperaba, giro en el asunto. El monoplaza que se quede como está, pero lo que si tiene que incrementar es el peso de los motores. Todo ello por las chispas que suelta, supuestamente, el nuevo motor turbo de Ferrari. Y eso que desde Red Bull aseguraban que no tenían miedo a este nuevo motor, pero lo cierto, es que las palabras no coinciden con los hechos.

Spanish Dakar

El año 2014 ha comenzado con buen pie para el mundo del motor de nuestro país. Tras dos semanas de sufrimiento sobre el desierto, los españoles Marc Coma y Nani Roma se han alzado con el triunfo en la categoría de motos y coches respectivamente.

campeones

Fuente: Público

Fue en la categoría de las cuatro ruedas donde más complicado estuvo la victoria. Roma dominó durante toda la carrera, pero en la penúltima jornada sufrió un problema en una rueda que hizo que cediese el liderato a su compañero de equipo, el francés Stéphane Peterhansel. Pero en la última jornada, el español recuperó los segundos que tenía el histórico piloto de Mini sobre él para alzarse con la victoria.

Un triunfo que muchos achacan a las órdenes de equipo. Según afirman en los círculos del Dakar, el equipo Mini podría haber realizado una estrategia para que sus tres pilotos acabasen en el podio con Roma ocupando el primer puesto.

Fuese como fuese, lo cierto es que con su victoria, el español se convierte en el tercer piloto de la historia que ha ganado el Dakar tanto en la categoría de motos como en la de coches tras Hubert Auriol y el propio Peterhansel.

Más fáciles le resultaron las cosas al ganador de las dos ruedas. Coma se limitó a asegurar su ventaja en las últimas jornadas, sin correr riesgos innecesarios que pudiesen provocar una caída o una avería.

Quien sí tenía que arriesgar era su inmediato perseguidor, el también español Joan Barreda. Unos riesgos que provocaron una caída en la penúltima jornada que le hicieron perder la segunda posición para acabar siendo séptimo. Una caída que aprovecho su compatriota, Jordi Viladoms para terminar por detrás de Coma. El cajón lo ha completado el piloto de Yamaha, Olivier Pain.

Hay que destacar también la participación de la piloto Laia Sanz que finalmente quedó en la posición decimosexta en su mejor posición en el Dakar.